jueves, 28 de junio de 2012

11.Las Pruebas de la Verdad.



*Se hace la difícil…(8)*(sonó mi alarma).

Me costo levantarme ya que había dormido muy poco.Me levanté,me vestí y salí silenciosamente hacía la cocina donde cogí unos cereales y un zumo.Luego,subí a mi habitación,cogí un boli y le escribí una carta a mis padres en la cual ponía:

“Mamá y papá voy a tener que ausentarme unos dias por ciertos motivos que no os puedo contar,nos os preocupéis,estaré bien.Un beso.
                                   
                                                                   Os quiere,Celia.”

Cogí la mochila,dejé la carta encima de la mesa de la cocina y salí .
Enseguida llegué al parque donde había quedado con Gabriel,y allí estaba él apoyado contra el árbol en actitud relajada.Hoy iba vestido con una camisa negra y unos pantalones vaqueros que con el pelo rubio revuelto le daba una aire más atractivo de lo normal.Al detectar mi presencia se giró hacía mi y me beso.

-Hola princesa.-dijo con esa sonrisa que tanto me gustaba.

-Hola mi ángel.-saludé con una carcajada que produjo que Gabriel riera todavia más.

-Anda,vamos al aeropuerto que aun nos queda mucho camino.-dijo guiñando un ojo.
Al llegar al aeropuerto estaba muy cansada ya que habiamos ido ANDANDO desde mi casa hasta el aeuropuerto del cual el trayecto era de 1h y media.
A continuación,pesamos la maletas y enseguida oímos a la típica mujer que habla con desgana anunciando la salida del vuelo Valencia-Roma,en el cual estabámos incluidos Gabriel y yo.Subimos al avión cogidos de la mano por que la verdad es que nunca habia subido en avión y me daban un poco de pánico las alturas,pero ahí estaba Gabriel para tranquilizarme estrechandóme la mano con fuerza en señal de apoyo.
Al final no resultó tan terrible, al despegar una sensación de pánico me invadió pero basto una sola mirada impregnada de dulzura de Gabriel para que me tranquilizara y me quedara durmiendo todo el trayecto.
A falta de 10 minutos para llegar, Gabriel me despertó susurrandóme palabras llenas de ternura.

-Que,¿a que tampoco ha sido para tanto?-me dijo mientras emergía una sonrisa de esos labios que me producían tantas sensaciones.

-No—respondí riendo suavemente mientras nos besabámos apasionadamente.
Al aterrizar recogimos las mochilas y nos dirigimos a la salida.Fuera,había un Mercedes aparcado y supuse que sería de algun pijo de estos que lo único que hacen es irse de viaje;pero enseguida me di cuenta de que ese era el coche de Gabriel.¡Estaba flipando!

-¿És tuyo?-pregunte incrédula.

-Pues claro,ser un ángel tiene sus ventajas.-respondió riendo.

El caso es que el coche no es que nos sirviera de mucho ya que estabámos en la parte más próxima al Vaticano y solo había un cuarto de hora de camino el cual se hizo más rápido gracias a la velocidad del Mercedes.
Dimos unas cuantas vueltas para encontrar aparcamiento,y cuando lo encontramos nos bajamos del coche,(lo cual fue una pena),para dirigirnos hacia el Vaticano.
Pero me sorprendió que no solo que no entraramos por la puerta principal(entramos saltando una valla)sinó que nos quedamos dando unas cuantas vueltas al jardín que vordeaba al edificio principal.Hasta que hubo un momento en que Gabriel se giró alerta.Yo también me giré rápidamente y ahí detrás nuestra se hayaba un chico de unos 23,24 años de pelo negro y ojos azules claros(y tan claros,eran casi blancos y si os digo la verdad daba un poco de llullullu,mucho llullu)que nos observaba atentamente.El silencio fue interrumpido por Gabriel:

-Os presento mis respetos,arcángel Miguel.-saludó Gabriel con aire resuelto mientras hacia una revérencia .Cuando acabó me indicó con un gesto poco disimulado que hiciera lo mismo.

-Lo mismo digo arcángel Miguel.-dije imitando a Gabriel a la vez que hacia una revérencia bastante torpe que casi me cuesta un buen golpe cosa que produjo la risa en el arcángel.

-Hola “amigos”-puso un matiz de ironía en amigos cosa que me cabreo bastante.-¿Me buscabáis?-enserio este tío por muy arcángel que sea,es cortito de mente por que madre mía, que pasa que¿ ahora está de moda que un ángel y una humana se dedican a colarse en el Vaticano saltando una valla solo para ver los jardines?no?enserio creía a los ángeles más inteligentes y  más si eres un arcángel.

-Si,con todos mis respetos le pido por favor que me ayude ha ser de nuevo una persona humana,mortal,para poder estar con la mujer a la que amo.-respondió Gabriel muy seguro de si mismo.

-Ajá,así que era eso…-se quedo mirandónos y su mirada quedó fija en nuestras manos que estaban entrelazadas.

-Si,es eso.Y tengo que decir varias cosas al respecto:
La primera es que por encima de todo quiero estar con él;
la segunda es que ha sido la única persona capaz de darme una razón para vivir;la tercera es que me ha quitado las lágrimas de anelo y me ha devuelto las sonrisas de euforia y por cuarta y última razón es por que le quiero.-le contesté con una tímida sonrisa.Cuando yo había empezado a hablar los dos se estaban mirando fijamente pero al acabar se habían girado hacia mí incredúlos.

-Bueno, veo que de verdad os amáis y hay una solución aunque es un tanto arriesgada.¿Estáis seguro de que queréis hacerla?-preguntó inseguro.

-Seguro.-respondimos los dos al unísono.

-De acuerdo,la solución sería hacer las Pruebas de la Verdad .Dichas pruebas consisten en que cada una os someterá a un reto diferente en el que demostraréis si vuestro amor estan puro como parece.La primera prueba a la que os enfrentaréis será la de “La confianza” en esta prueba estaréis en una sala donde todo es de cristal y el la cual habrá diferentes voces que os plantearán dudas y desconfianzas de la otra persona.La segunda prueba será la de “La lealtad” en la cual os pondremos diferentes situaciones irreales en las cuales deberéis defender a vuestro amado/a por encima de todo y la última será la de “La fidelidad” en la que volveran a producirse situaciones en las que seréis provocados para cometer la infidelidades a la otra persona y en la cual demostraréis definitivamente si os amáis de verdad.-paro un momento para respirar y continuo-Solo así me convenceréis de que vale la pena deshacernos de un ángel para tener un humano más.Así que…¿estáis preparados?
Gabriel y yo nos miramos intensamente y no pudimos evitar besarnos y abrazarnos.
-Si.-respondimos al unísono.
Y todo empezó a dar vueltas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario